sábado, 24 de enero de 2015

KICKBOXER 4: EL AGRESOR (Kickboxer 4: The agressor, 1994)


Cuarta entrega de las aventuras de los hermanos Sloane, recayendo la acción una vez más en David (Sasha Mitchell) y regresando el personaje de Tong-Po, ausente en la tercera entrega, esta vez con el rostro de Kamel Krifa, actor, luchador y colega de Van Damme en la vida real (ha sido visto en cintas como Doble impacto- 1991, Soldado Universal-1992 o Al límite del riesgo-1996).

Directa como una patada en la boca, la trama bebe directamente de la base de Operación dragón (1973): un experto luchador se infiltra en un torneo de artes marciales con el fin de encarcelar a su maléfico organizador. Con esto entendido y teniendo en cuenta que se trata de un direct to video del año 94, imagino que el espectador sabe de sobra lo que hay: diálogos infames, desnudos gratuitos y hostias por todos los lados...y así esta bien, no creo que nadie que se enfrente a un título como Kickboxer 4: El agresor se espere nada más. Rodada sin complicaciones ni pretensiones por el cineasta Albert Pyun (responsable de Kickboxer 2-1991, y también de Cyborg-1989 o Capitán América-1990), la película fluye de manera sencilla y eficaz, y su realización imagino que no debió ser ningún infierno: los actores saben lo que tienen que hacer y realizan sus papeles correctamente (Mitchell, digan lo que digan, se sale) y el argumento camina sin problemas, con un final quizá un poco abierto pero que no creo que alarme a nadie ya que ¿a quién le importa como cierra la trama? Lo único que se pretendía era mostrar combates (las coreografías son aceptables) y cuerpos desnudos. Con todo, algo negativo sí hay que remarcar, y es el maquillaje que luce Tong Po. Es infame, más bien parece una careta de carnaval; molesta por lo icónico que es el personaje y lo querido que es entre los que nos consideramos fans. El revienta-columnas no se merece ser tratado con guasa, y aquí cuesta un poco tomárselo en serio por culpa de ese disfraz que le han colocado a Kamel Krifa. Y ojo, Krifa no me parece una mala opción de casting. Obviamente no posee el carisma de Michel Qissi (el Tong Po original) pero cumple bien la función. Ahora dicen que Dave Bautista va a encarnar al personaje en un remake anunciado para 2015...veremos...

Resumiendo, Kickboxer 4 es una cinta que se puede ver e incluso disfrutar si se apaga completamente el cerebro y nos tomamos la película como lo que es, una serie Z de rápida digestión. Así podremos disfrutarla en su plenitud y pasar un rato agradable.



Puntuación:  photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg     

viernes, 23 de enero de 2015

IV CUTRE CON


Del 29 de Enero al 1 de Febrero se celebrará en Madrid la cuarta edición de CUTRE CON: Festival Internacional de Cine Cutre de Madrid.

Entre toda la programación, podemos encontrar varias películas de artes marciales como el falso documental "Puño de furia, contacto mortal", "Liu en México" de John Liu o "La sombra del judoka contra el Dr. Wong" de Jesús Franco.

Además, este año el galardón honorífico Jess Franco-2015 recaerá  nada menos que en las manos de Ramón Saldías, cuya película "Karate contra Mafia" también se proyectará en el Festival.  

Más información: http://cutrecon.com/

jueves, 22 de enero de 2015

RESPIRANDO FUEGO (Breathing fire, 1991)


Respirando fuego es otro más de los cientos y cientos de largometrajes confeccionados para el mercado del video y la televisión protagonizado por expertos en artes marciales, en este caso Jerry Trimble y Bolo Yeung entre otros. Con una sencilla trama de gangsters como excusa, la película es floja, muy floja, pero no engaña a nadie pues no es más que una sucesión de escenas de acción para (casi) toda la familia, con dos hermanos luchadores encargados de desmantelar ellos solos a toda una banda de mafiosos. Uno de los muchachos es nada menos que Jonathan Ke Quan, recordado por ser uno de los Goonies y aparecer en la segunda entrega de Indiana Jones; es posible que su aparición incite a la curiosidad de muchos, pues poco más se supo de este actor de origen oriental que apuntaba maneras de estrella y se quedó a medio camino (por razones que desconozco). Otro posible aliciente es la inclusión en el guión de una subtrama acerca de un torneo de kickboxing, aunque es algo bastante secundario y en realidad ofrece poco al acabado del filme. Destaca, eso sí, Bolo Yeung en su eterno papel de “malo” (aquí ejerciendo de lugarteniente del villano central). Bolo aprovecha la oportunidad de aparecer en un film-USA para regalarnos algunos buenos momentos de acción marcial, y es que, ya se sabe, su sola presencia eleva la calidad de cualquier escena.



Poco más que añadir, Respirando fuego es una más del montón que únicamente gozarán los fans acérrimos al género...y tampoco tanto, pues como decimos, es un tanto pobre si la calibramos globalmente. En aquella época se realizaron mejores títulos de idénticas características.

Puntuación:

 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

martes, 13 de enero de 2015

Dragon Ball Z: Battle of gods (2013)

 Aprovechando la visita de un viejo amigo con el que compartí los mejores momentos de Dragon Ball, me dispuse a ver junto a él el ultimo largo basado en la serie de animación más famosa de la historia (ambos coincidimos en que con semejante pinta ninguno de los dos la habría visto por separado).
En este caso las apariencias no engañaban, pues no solo el dibujo plagado de efectos tridimensionales horrorosos y el color a lo "paint" apestan, si no que la propuesta argumental haría sonrojar hasta a un niño de 4 años poco exigente. El planteamiento es irrisorio incluso comparado con los peores momentos de Dragon Ball, un malo (el mas fuerte hasta el momento por supuesto) con aspecto de Anubis (la culminación de lo original) despierta de golpe, Kaio lo detecta y, ¡Oh emoción! Goku se dispone a luchar contra él. Fin.
Y la película no tiene más, combates que intentan ser innovadores usando cierta tridimensionalidad en los movimientos de cámara, que no solo escasean, si no que son anodinos, ya que en este caso el proceso típico de primer enfrentamiento con el villano seguido de derrota, posterior entrenamiento y victoria final, se reduce a una mera "iluminación" que tiene Goku (por así decirlo, no spoilearé) y accede al poder máximo como sacado de la chistera. Así cualquiera. 
Entiendo que se apueste por una película para todos los públicos, pero esta es en realidad una película prohibida al publico adulto.

Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

sábado, 3 de enero de 2015

THE STREET FIGHTER (1974)


1974. Bruce Lee había fallecido un año antes, dejando un gran vacío en los espectadores aficionados al cine de artes marciales. Las pantallas de medio mundo se vieron impregnadas de clones del Pequeño Dragón que intentaban suplir la falta del protagonista Furia oriental (1972). Ninguno lo lograba. Entre toda aquella confusión, de repente, un actor japonés se coló en las carteleras de los cines de barrio. Respondía al nombre de Sonny Chiba, era un experto luchador y desprendía mala hostia por los cuatro costados. La película con la que se presentó al mercado internacional (en su país ya había protagonizado muchos filmes) se titulaba The street fighter, y en ella, lejos de dar vida a un galán bondadoso, interpretaba a un asesino sin escrúpulos, que no obstante se presentaba como el (anti)héroe de la historia.

Takuma Tsurugi (Chiba) es un mercenario contratado por la mafia japonesa para secuestrar a la hija de un importante hombre de negocios. Los planes salen mal y nuestro protagonista se verá obligado a pasar a la acción contra los que le contrataron...y contra todo aquel que se cruce en su camino en un sangriento viaje sin límite en el que veremos a Chiba destrozar cabezas, golpear a sus adversarios hasta hacerles vomitar o arrancar gargantas si es necesario. No hay reglas. Tampoco hay mucho guión, seamos sinceros, pero la juerga está asegurada. Un indiscutible clásico que debido a su violencia fue clasificado X en Estados Unidos, un hecho que los distribuidores de hoy no pasan por alto y lo utilizan a modo de reclamo para todos aquellos morbosos en constante búsqueda de sensaciones fuertes. Y como suele ocurrir, hoy en día tampoco es para tanto, claro, pues The street fighter no es más violenta que casi cualquier direct to dvd de última hornada. Dirigida con oficio por Shigehiro Ozawa, con unas eficaces coreografías y un poderoso aire barriobajero, la cinta se convierte en objeto de coleccionismo de visión obligada para los fans del género. Además, tuvo el suficiente éxito como para propiciar toda una saga, siempre con Chiba y Ozawa a los mandos, por supuesto.

Puntuación:  photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg